La enfermedad solía ser un completo misterio. Capaz de golpear a cualquiera en cualquier momento, la enfermedad infligía dolores terribles, fiebre, e incluso la muerte. Hasta hace unos 300 años no entendíamos el mecanismo científico en juego. ¡Pero en 1674 llegó la invención del microscopio, y una gota de agua de lluvia se convirtió en un nuevo mundo de Microbiología lleno de vida en miniatura!

Click here to read the English text

 

La microbiología es el estudio de la vida pequeña, o microscópica.

Esta vida microscópica --principalmente en forma de protozoos, bacterias y virus-- resolvió el misterio de lo que causa la enfermedad. En 1877 Louis Pasteur, un biólogo francés, descubrió la conexión entre un tipo de pequeño ser similar a una vara, o microorganismo, y la enfermedad de los bovinos llamada fiebre esplénica, también conocida como ántrax. Cuando esta pequeña criatura entró en el cuerpo de la vaca, la vaca contrajo ántrax. Pasteur descubrió también que el calentamiento de la leche antes de su consumo mata a muchos de estos microorganismos, lo que hace que la leche sea más sana y dure más. Y así nació el término pasteurización.

Tuttnauer Tabletop Sterilizer

Louis Pasteur

Las cosas buenas (¡y malas!)  vienen en cantidades pequeñas....

Los microorganismos pueden ser buenos o malos, dependiendo de su composición y de donde se encuentran. Los necesitamos para digerir nuestra comida, hacer que el pan leve, y elaborar cerveza, así como también descomponer desperdicios. Básicamente están casi en todas partes, desde nuestra piel y fluidos corporales hasta el aire que respiramos y el agua que bebemos.

Los grupos básicos de microorganismos son los gusanos, hongos, protozoos, bacterias, virus y priones. Cuando estos microorganismos causan una enfermedad, los llamamos gérmenes. Mientras que los gusanos y los hongos se pueden ver a menudo con el ojo, los protozoos, las bacterias, los virus y los priones se pueden detectar solamente con microscopios o microscopios extremamente potentes, llamados microscopios de haz electrónicos.

Maravilla bacteriana

Tomemos el caso de las bacterias. Algunas bacterias son esenciales para la supervivencia de la vida, como los casi 500 tipos de bacterias que viven en nuestro tracto intestinal y nos ayudan a digerir nuestros alimentos. Y algunas bacterias que nos gustaría no conocer, tales como las bacterias que causan Streptococcus (estreptococos de la garganta), la tuberculosis, la tos ferina, y la gonorrea. Hay miles y miles de bacterias, que generalmente varían en tamaño de 0.3 a 10 μm (micrómetros) y se componen de una célula. Con el fin de sobrevivir, las bacterias deben comer, respirar, hacer residuos y ser capaz de reproducir. Tienen forma de bastoncillos, redondos o espiralados.

Tuttnauer Tabletop Sterilizer

Bacteria agrupada de acurdo con la forma

Convirtiéndose en viral

¡Los virus son incluso más pequeños que las bacterias, alrededor de mil veces más pequeños! No están compuestos por células como las bacterias, sino por material genético incrustado en proteína, como el ADN o el ARN. No pueden sobrevivir por su cuenta y por lo tanto son en realidad parásitos, seres que deben crecer dentro de las células del organismo huésped. Mientras que las bacterias son seres vivos y se reproducen, los virus no están realmente vivos (piense en ellos como mensajes que se transfieren entre las células) y deben replicarse a sí mismos con el fin de proliferar. Ejemplos famosos de virus incluyen desde la gripe común a la polio, la hepatitis, la rabia, el VIH, el SARS y el Ébola.

Guerra bacteriológica

Los microorganismos no son muy exigentes con sus alojamientos. Siempre que pueden encontrar suficiente comida, temperatura y humedad, ¡empezarán a multiplicarse, y rápidamente! ¡Comenzarán a dividirse en los primeros 20 minutos, y seis horas más tarde, ya habrá 65.000 de ellos!

Tuttnauer Tabletop Sterilizer

Infección del cuerpo por gérmenes, muestra cómo se multiplican dentro del cuerpo.

Es asombroso que no nos enfermemos más a menudo considerando cuántos tipos de gérmenes hay por ahí y cuán rápido se multiplican dentro de nosotros. Cuando los gérmenes entran en nuestro cuerpo, nuestra primera línea de defensa es nuestra piel, que trata de matarlos. Si eso no hace el trabajo, entonces nuestro sistema inmune se hace cargo y saca las armas grandes, como los macrófagos, un tipo de glóbulo blanco que "come" las células extranjeras.  Pero si el sistema inmune falla (lo que es más probable cuando el cuerpo está débil), y el germen se asienta dentro de nuestros cuerpos, entonces decimos que la persona tiene una infección, que puede o no ser combatida por las drogas. La infección a menudo se acompaña de fiebre e inflamación.

El frente de batalla

Decimos que estamos contaminados cuando los gérmenes que causan la enfermedad entran en nuestro cuerpo o cuando los instrumentos se utilizan en una operación en una persona enferma. En resumen, cualquier lugar en que viven los gérmenes -en un cuerpo o un objeto- se dice que está contaminado. Aunque, técnicamente, los instrumentos no están contaminados a menos que estén directamente expuestos a los gérmenes. Sin embargo, todos los instrumentos utilizados en cirugía son tratados como si estuvieran contaminados, para que sean tomadas las medidas apropiadas para matar todos los microorganismos antes de que el equipo vuelva a ser utilizado.

Los gérmenes se propagan de las siguientes maneras:

  • Contacto corporal directo
  • El aire que respiramos o partículas y gotitas en el aire que aterrizan en nuestra piel
  • Alimentos contaminados
  • Animales e insectos contaminados
  • Contacto con materiales y equipos contaminados.

¿Cuáles son las probabilidades de éxito del cuerpo en la lucha contra los gérmenes? Depende de en qué frente de batalla ocurra la lucha. Hay tres áreas generales de entrada del germen al cuerpo: riesgo bajo, riesgo medio, y de riesgo elevado:

  • RIESGO BAJO: La piel. La piel es la primera línea de defensa del cuerpo y es capaz de luchar contra la mayoría de los microorganismos.
  • RIESGO MEDIO: Las membranas mucosas. Estos son los recubrimientos especiales encontrados en las superficies de muchos órganos que están en contacto directo con el mundo exterior. El líquido viscoso se llama mucosa y mata muchos gérmenes. Tenemos mucosa en nuestras lágrimas, saliva, ácido estomacal y órganos sexuales, sólo por nombrar unos pocos.
  • ALTO RIESGO: Heridas abiertas y órganos, tejidos y fluidos estériles. Por lo general, los microorganismos se encuentran en la piel, las membranas mucosas, en el sistema urinario, y en el tracto digestivo. En todos los otros órganos, conocidos como los órganos, tejidos y fluidos estériles, no hay microorganismos. Ejemplos de líquidos estériles son la sangre y líquido cerebroespinal. La piel dañada y las membranas mucosas dañadas se encuentran también en esta categoría. Dado que no hay una barrera para alcanzar los líquidos corporales internos del cuerpo, los gérmenes pueden entrar fácilmente y tener una alta probabilidad de causar una infección.

Tuttnauer Tabletop Sterilizer

Las areas de riesgo bajo, medio y alto del cuerpo

Microorganismos poderosos desmitificados

Para recapitular, aprendimos que la microbiología es el estudio de la vida microscópica, que incluye microorganismos como bacterias y virus. Cuando esos microorganismos causan enfermedades, los llamamos gérmenes. Bajo las condiciones correctas, los gérmenes pueden multiplicarse muy rápidamente, y si no son matados por la piel o el sistema inmunológico, pueden causar una infección. Los gérmenes se propagan a través del contacto con alimentos, animales, materiales y equipos contaminados, así como con el contacto corporal directo y el aire. Y finalmente, el lugar donde los gérmenes entran en nuestro cuerpo determina fuertemente nuestra posibilidad de infección. El área de menor riesgo es nuestra piel, seguida por el área de riesgo medio de nuestras membranas mucosas, y finalmente el espacio de riesgo más alto por donde los gérmenes entran en nuestros cuerpos a través de heridas abiertas y órganos estériles.

(Post basado en la esterilización por vapor de suministros médicos de Jan Huys. A excepción de la foto de Louis Pasteur, todas las imágenes aparecen con permiso de Huys.)

 

Click here to read the English text